Carrito de compras

Tu carrito de compras está vacío.

SEGUIR COMPRANDO

¿Qué diferencia existe entre un “Syndet” y un jabón normal?

by FOAMIE MÉXICO |

Los jabones Syndet o como también son conocidos limpiadores sin jabón, son exclusivos productos de limpieza que con mucha más suavidad logran limpiar eficazmente la piel y lo más relevante es que son respetuosos con el pH natural de la piel; cosa que los tradicionales geles o jabones que se utilizan para limpiar el cuerpo, manos y/o rostro diariamente no hacen.

Los jabones Syndet tienen como característica principal respetar el manto lipídico de la piel, hecho que evita que con el uso diario la piel se dañe. Es este sobre todo el motivo por lo que los jabones sin jabón o Syndet, estén especialmente indicados para pieles sensibles o con tendencia a irritarse, agrietarse o descamarse.

¿Qué diferencia existe entre un “Syndet” y un jabón normal?

La principal diferencia es que un jabón o producto Syndet respeta el pH normal de la piel, mientras que un jabón común no lo hace llegando incluso a causar problemas en la piel tales como: resequedad, irritación, escamamiento, escozor, entre algunos otros.

Además un Syndet ofrece beneficios que un jabón común no puede, esto debido a su composición química que al contrario de la del jabón común ayuda a mantener la humedad, suavidad y tersura natural de la piel, aunque se use con una frecuencia constante.

¿Cómo funcionan los productos de limpieza?

Es conocido por todo el mundo que eliminar la suciedad que se acumula sobre la piel es una necesidad, tanto estética como sanitaria; esto ya que la dermis necesita estar limpia para poder respirar, no obstante si se realiza una higiene excesiva esto puede causar trastornos que perjudican el normal funcionamiento de la piel.

Los productos destinados a la limpieza del rostro, deben ser afines con la complexión de la piel a tratar, además es conveniente que el producto tenga un rango de pH de 4,5 a 8 y no mostrar que puede dar como resultado algunos efectos irritantes ni sensibilizantes.

También es importante que posea una capacidad de detergencia (limpieza), que respete al máximo los lípidos cutáneos, así como debe ser capaz de eliminar con facilidad la suciedad y tener un buen poder de arrastre.

¿Qué tipos de surfactantes existen?

Los surfactantes están clasificados en:

  • Aniónicos.
  • No iónicos.
  • Catiónicos y
  • Anfóteros.

Los surfactantes aniónicos se caracterizan por ser una solución acuosa, que se disocia en un anión anfifilo y un catión metálico o amonio. En esta categoría, entran la mayor producción de surfactantes: jabones, detergentes en polvo y líquidos para múltiples usos.

¿Qué efecto tienen sobre la piel?

Los surfactantes son compuestos muy usados en la fabricación de una gran variedad de productos de limpieza, esto gracias por su capacidad para reducir la dureza superficial del agua.

Esencialmente, estos elementos hacen que las moléculas sean más resbaladizas, por lo que es menos probable que se adhieran entre sí o se queden sobre alguna superficie lisa y además es más probable que interactúen con el aceite y la grasa.

Los surfactantes que son añadidos a los productos de limpieza, tales como los detergentes ya que permiten que el detergente se mezcle con el agua y ayudan a los agentes de limpieza a eliminar la suciedad de la superficie. Sin surfactantes, los jabones no se mezclarían con el agua, sino que se deslizarían, lo que dificultaría el proceso de limpieza.

¿Cómo identifico si un producto es adecuado para la piel?

En primer lugar es preciso leer la etiqueta del producto; sea un cosmético, shampoo, acondicionador, crema hidratante, limpiadora o aclarante y aunque esto debería ser suficiente para identificar si es de calidad, hay cierta información adicional que todos deben contener.

Es relevante que la información (sea cual sea el tipo y forma de uso del producto), sea entendible, fácil de localizar en el empaque o envase. A continuación se detalla la información que debe contener un producto para saber si es bueno o no para la piel:

  1. Denominación del producto.
  2. Nombre o razón social del fabricante.
  3. Dirección del fabricante.
  4. Peso o volumen.
  5. Fecha de caducidad.
  6. Número de lote de fabricación.
  7. País de origen.
  8. Precauciones particulares de empleo.
  9. Función del producto.

Como mención aparte por ser lo más importante, merece el listado de ingredientes que es absolutamente imprescindible en cualquier etiquetado de cualquier producto, pues servirá para saber de qué está compuesto.

Actualmente hay muchos productos naturales y veganos, por lo que es recomendable irse hacia los productos naturales, ya que tratan mucho mejor la piel.